Virtualización de hardware sin la participación de terceros

Procedimientos de virtualización compilados en el interior del kernel

El rasgo distintivo principal entre los Servidores Privados Virtuales KVM y prácticamente todos los demás modelos de servidores virtuales se fundamenta en la tecnología de virtualización en sí. Por medio de KVM, no es necesario ejecutar cualquier aplicación de virtualización adicional en el servidor – en vez de esto, la secuencia de procedimientos de software que se necesitan se están elaborando dentro del sistema operativo de la máquina anfitriona. Este proceso acaba por mitigar considerablemente el impacto de la asignación de recursos de hardware para utilizar módulos extra y a su vez hace los mismos recursos disponibles para las máquinas huésped. Sin el tal nivel de comunicación adicional entre otras cosas, acelera los valores de timeout de entrada y salida, condicionando efectivamente el funcionamiento más rápido de su servidor VPS.
Virtualización de hardware sin la participación de terceros

Un aprovechamiento de los recursos considerablemente mejor

Cuotas del servidor a su completa disposición

Al eliminar la sobrecarga que equivale a la existencia de una capa de virtualización adicional a través del cual se dirige todo el tráfico de datos hacia la unidad de servidor principal, los KVM VPS pueden gozar de un grado de utilización de los recursos del servidor muy mejorada. Los procedimientos de la virtualización KVM se incorporan dentro del tienen una integración directa en el kernel del sistema operativo de la máquina anfitriona, o, en otras palabras, todos los Servidores Privados Virtuales se conectan con el hardware del servidor en forma directa. La menor redundancia en la comunicación equivale a un mejor desempeño en situaciones reales en comparación con otros sistemas de virtualización.
Un aprovechamiento de los recursos considerablemente mejor

Un SO de su predilección

Tenga el sistema operacional que quiera

Con el Servidor Privado Virtual, se le da la oportunidad de ser completamente independiente del servidor madre cuando se trata del SO. Las directrices de virtualización KVM aseguran la comunicación directa entre las máquinas virtuales y el hardware del servidor, con lo que la capa de virtualización independiente pasa a ser redundante. Así, con la imagen ISO que le hace falta, no habrá nada más fácil de desplegar un sistema operativo con el que su servidor podrá funcionar – desde una distribución de Linux muy desconocida hasta la versión de Windows Server más nueva.
Un SO de su predilección
  • Centro de Datos de EEUU
  • Centro de Datos de EEUU

    Steadfast, Chicago, IL